¿Qué te dices cuando te equivocas?

Somos nuestros peores jueces, nos culpabilizamos de nuestros errores, nos los recordamos y permitimos que esa voz limitadora se haga cada vez más presente.

Sin duda está bien que te advierta, que quiera protegerte y prevenirte ante cualquier peligro, que te avise para que no te equivoques, pero con frecuencia suele no tener medida y tiende a subestimarte, ya que muchas de las veces en el momento que estabas, con la información y recursos que tenías, la opción que tomaste fue la mejor.

Perdónate para afrontar nuevos desafíos


Es tiempo de reinvención, esta crisis que estamos viviendo ha hecho acelerar cambios que ya vislumbrábamos desde hace tiempo. Estamos ahora ante una nueva realidad en la que estrategias, sistemas, maneras de hacer que antes te funcionaban ya han dejado de hacerlo.

No hay duda que los cambios han venido para quedarse y no hay una manera concreta para afrontar cada desafío con el que te irás encontrando.

Estamos ante una realidad incierta y cambiante a todos los niveles; así que cuenta en equivocarte. Entrena el hábito (enlace home) de dejar de culparte y sigue avanzando.

Agradece


Aprovecha cada error como un modo de aprendizaje continuo. Agradece cada experiencia, ya que cuanto más te equivoques, antes conseguirás lo que necesitas aprender para llegar donde quieres estar.

Autocompasión

Sé compasivo contigo, conecta con tus habilidades y talentos, reconoce tus éxitos pasados. Eres mucho más de lo que crees, permite que emerja todo tu potencial.

Relativiza


Toma distancia de las situaciones, mira en perspectiva, desde ese lugar es más sencillo verte a ti mismo y cambiar lo que está fallando para mejorarte aún más.

Hazte amigo de ti mismo


Es tiempo de confiar en ti, en tus capacidades y talentos. Toma las riendas de tu vida, deja de lado la culpa y pasa a la acción.

Y cuando tropieces con algún obstáculo pregúntate ¿qué me está diciendo esta situación? ¿qué otras posibilidades tengo? ¿qué haría ahora distinto?

Cuídate


Dale espacio a todo aquello que te recarga de energía y te motiva. Reconoce tu esfuerzo, lo que ya has conseguido, permite abrir la mente a la creatividad, a probar y a equivocarte para conseguir la vida que quieres.

Y ahora dime, ¿qué es distinto cuando dejas de culparte?

Un abrazo,

Mònica

The following two tabs change content below.
Coach, economista, formadora e impulsora del mindfulness en las empresas

Latest posts by Mònica Moles (see all)

0

Tu carrito