Destinas tiempo y esfuerzo en darte a conocer, en conectar con posibles clientes, pero no logras cerrar más ventas.

Sin duda éste es uno de los problemas más comunes que se encuentran profesionales y emprendedores de todos los sectores y en mi opinión, el que cuanto antes debes resolver si no quieres acabar bajando la persiana de tu negocio.

Habrás aprendido cómo ejecutar tu trabajo con excelencia, pero ¿cómo lo haces para que aumente tu cuenta de resultados?

He estado analizando varias marcas que han sabido incluso sacar partido en los entornos más competitivos, y tienen en común estas 8 claves:

Utiliza el factor escasez

Por naturaleza posponemos nuestras decisiones de compra y sólo cuando tememos perder lo que nos interesa, reaccionamos y pasamos a la acción, incluso te diría sin pensarlo.

Opciones tienes muchas: haz una oferta por un tiempo determinado, ofrece un bonus sólo para las próximas 24h o un precio especial para los primeros 3 compradores..

Recurre a la prueba social

Necesitamos validar nuestra decisión, buscamos elementos que nos den confianza y nos hagan perder el miedo a equivocarnos.

Utiliza testimonios, explica casos de éxito y experiencias de otras personas con las que has trabajado, comparte opiniones que te han dejado tus clientes e imágenes que prueban lo que ofreces.

Da confianza

Muestra datos estadísticos, científicos, pruebas que dan credibilidad a lo que compartes.

Evita que tu cliente se diga.. “y porqué, ¿porque tu lo digas?”

Recuerda, sin confianza no hay venta.

Storytelling

Explica una experiencia relacionada con lo que ofreces.

Conectamos con las historias, nos identificamos con otras personas que ya han tenido nuestro problema y nos interesa saber cómo lo resolvieron.

Somos curiosos por naturaleza y si la historia nos entretiene y nos enseña algo nuevo, será difícil que nos olvidemos de ella.

Ofrece garantías

Da la posibilidad de devolverle el dinero si no queda satisfecho, un servicio postventa gratuito durante las siguientes semanas, la opción de cambiar por otro que se ajuste a lo que desea..

Necesitamos seguridad, saber lo que va a pasar si lo que compramos no cumple nuestras expectativas.

Elimina el riesgo.

Reciprocidad

Ofrece valor, entrega sin esperar nada a cambio, desde la generosidad, desde el querer ayudar a los demás, para facilitarles la vida.

Este principio hace que sientan que están en deuda contigo, y antes o después acabarán devolviéndotelo: comprándote, recomendándote, ..

Merece la pena, ¿no crees?

Pon en valor lo que ofreces

Habla de lo que van a conseguir, cómo les cambiará la vida, lo que perderán si no compran.

Conecta con sus necesidades, problemas, deseos y anhelos.

Ayúdales a tomar consciencia y a visualizar cómo será cuando te hayan elegido.

Sencillez

Necesitamos ideas claras, sencillas, que capten nuestra atención ante la multitud de estímulos que cada día nos distraen y tu cliente no es menos.

No tiene tiempo para hacer grandes análisis y comparativas, descubrir dónde está la información que necesita para valorar su decisión.

Sino fíjate qué haces cuando te encuentras demasiada explicación, opciones, pasos.. Te vas a otro lugar que simplifique tu vida.

Y ahora dime, ¿Qué consejo vas a poner ya en práctica?

Déjame tus comentarios en el blog, me encantará saber cómo ayudarte más.

Muchas gracias por leerme.

Un abrazo y ¡hasta pronto!

Mònica

The following two tabs change content below.
Coach, Economista, docente en PNL, instructora de mindfulness y meditación, copywriter

0

Tu carrito