Cuando se trata de cerrar más ventas, no hay segundas oportunidades; y menos en el mundo de los negocios online.

Por eso, lo que mejor funciona es que tu cliente se sienta acompañado a lo largo de todo el proceso. Asegúrate que resuelves cualquier duda u objeción que tenga; y que lo que compra es justo lo que necesita.

No hay nada como un cliente satisfecho que además te recomienda y se queda contigo.

Y aunque no existen fórmulas mágicas que garanticen un buen cierre de ventas, estas recomendaciones pueden ayudarte

Ponte en los zapatos de tu cliente y sal de los tuyos

Empatiza con lo que le pasa, ponte en su piel.

Y desde ese lugar, atrévete a imaginar qué es lo que  ha hecho hasta ahora para solucionar su problema, cómo le hace sentir lo que le pasa, qué teme que suceda si no soluciona, qué anhela conseguir.

¿Te das cuenta?

Se trata de ponerte de su lado, que estás de su parte. Muestra interés y deseo sincero de ayudarle. No hay nada más persuasivo que tu cliente se sienta único y especial.

Escribe con un lenguaje conversacional

Háblale como si  estuvierais conversando de tú a tú, una conversación entre amigos.

Haz que tus palabras sean cercanas, claras, directas y concretas.

Ya lo sabes, lo que no se entiende, no se compra.

Y dile sin rodeos qué conseguirá trabajando contigo. Háblale de los beneficios de tu solución, para qué le servirá.

Fíjate,

¿Por qué es tan valioso eso que vendes?

Conecta con su mayor deseo

Sí, ese deseo tan profundo que moviliza sus emociones y que va más allá de lo que es visible a los ojos.

Lo verás fácilmente en este ejemplo:

Tu cliente no quiere un colchón de látex, quiere disfrutar de un descanso relajante y reparador. Tiene más peso cuidar de su salud y bienestar, que las resinas de las que está hecho el colchón.

Las emociones mueven montañas. Y las compras, son emocionales.

Conecta con el deseo más profundo de tu cliente: amor, belleza, felicidad, salud, libertad..

Las grandes marcas ya lo saben, y utilizan el poder de las historias porque apuntan directas a las emociones. Las historias impactan y mueven a pasar a la acción.

En ello se basan las campañas de Navidad. Cava, turrones, juguetes y lotería; todos encuentran cómo conectar contigo de algún modo.

Y no sólo eso, con las historias consigues que tu marca  permanezca más tiempo en la mente de tu cliente.

Presenta tu solución

Fíjate en este sencillo ejercicio:

Escribe en una columna las características de tus productos y servicios; y al lado de cada una, anota para qué le servirá a tu cliente.

Te ayudará a saber cómo poner en valor tu solución y encontrar argumentos para derribar cualquier objeción que tenga.

Añade unas notas de persuasión

Evita que posponga   su decisión de compra, porque probablemente no vuelva a tu propuesta en otro momento.

Ten en cuenta que como tú, recibe cada día centenares de impactos que distraen su atención y se irá con quien mejor sepa acompañarle y cerrar la venta.

Aquí tienes 2 técnicas que nunca fallan:

Elimina el riesgo

Ofrece una garantía, un período de prueba, la posibilidad de devolverle su dinero si no queda satisfecho.

Ofrece un bonus extra

Algo muy valioso que no pueda rechazar. Hazle sentir que el valor de lo que se lleva está muy por encima de lo que tiene que pagar por él.

La “llamada a la acción”

Tu cliente ya te ha escuchado y considera tu propuesta. Dile qué tiene que hacer después.

Llévale de la mano para que pase por “caja”

Un consejo extra.

Síguele acompañando

Una vez ya te ha comprado, explícale qué va a pasar después: cuándo vas a enviarle su compra, cómo lo harás, .. despeja cualquier duda que le pueda surgir.Y ahora, aprovecha para seguir poniendo el valor lo que se lleva para mantener su emoción en lo más alto y reafirmar su decisión.

Dime, ¿te está costando tal vez poner en práctica alguna de estas recomendaciones?

The following two tabs change content below.
Coach, economista, formadora, copywriter, instructora de mindfulness y meditación

0

Tu carrito